Los mejores lugares para visitar Bahía.

PONTA DO CORUMBAU… para quienes aman la tranquilidad!

Cuenta con solo dos hoteles de lujo, pocas posadas, algunos restaurantes. No hay boliches ni vidrieras…  Se llega en buggy o barco desde Cumuraxatiba o Caraíva, el acceso por tierra es muy malo.

 

CARAÍVA

Durante el día  playa y/o paseo en el río, con marea alta, en boia.  La embarcación lleva al grupo en contra de la corriente y lo bajan a favor a de la corriente, flotando hasta el pueblo.

 

TRANCOSO… en el ranking de las mejores playas de Brasil!

Es la más sofisticada del sur de Bahía. Hay barrios cerrados, un Club Med, paradores con DJ, beach clubes.

La parte urbana tiene como atractivo el Quebrado, que es una simple plaza con césped… allí la iglesia Sao Sebastian. Detrás de ella hay algunas playas concurridas.

Se recomienda también, para el lado norte, el hotel RIO DA BARRA que tiene servicio de playa a un precio accesible. Y al sur Itapororoca e Itaquena.

 

ARRAIAL D’AJUDA

Este destino es más tranquilo y está lindo para parejas y familias.

Desde Porto hay un ferry que llega en 15 minutos.

En la Rua do Mucugê hay algunos negocios, heladerías, locales de diseño, la playa Parracho y la de Taípe.

Para jóvenes están las barracas de Sting y Parracho donde hay shows en vivo.

 

PORTO SEGURO

Las playas del norte son para familias… el resto es puerto de axé music durante el día, de alcohol en la noche y de los viajes de egresados de (julio a octubre).

En las barracas de Taperapuâ y Mundaí se baila durante el día y cuando cae el sol en los luaus, que van cambiando de lugar cada día. Pueden ser en Barramares, Alcatraz, Bombordo o Transilvânia.

La Passarela do Alcool, en la calle principal, vende todo tipo de tragos.

Un poco de descanso puede ser en la Praia do Mutá, Santo André o las piscinas naturales de la Praia das Tartarugas.

 

ITACARÉ

Bellísima y extensa franja de playas llenas de palmeras. Se llega por senderos angostos.

En la Praia da Concha, que es la más cerca del Centro, están las posadas preferidas. A medida que se va alejando por el Caminho das Praias es todo más rustico y natural. Las últimas playas están bastante alejadas, a 20 minutos, y  es mejor ir con un guía contratado porque no está señalizado el camino.

 

TAIPU DE FORA

Fue inaccesible por mucho tiempo. Ahora la mejor opción para llegar es dejar el auto en Camamu y cruzar el río Acaraí en lancha o barco. En barra grande está el centro. NO HAY CAJEROS AUTOMÁTICOS! Los atractivos son muchos: piscinas naturales, arrecifes de corales, ideal para snorkeling. De julio a octubre hay avistaje embarcado de ballenas Jubarte.

 

BOIPEBA

Es una isla de pescadores agreste, con playas desiertas y sin vida nocturna. No hay autos, excepto algunas motos taxis. Tampoco señal de celular, ni bancos, ni cajeros.

El viaje es un poco engorroso: hay que volar a Salvador, cruzar en ferry a la isla de Itaparica, tomar un ómnibus o taxi hasta Valença-3 horas- (este es el último lugar para extraer efectivo) y por último lancha de una hora hasta Boipeba (la última sale a las 5  de la tarde)

El pueblo principal es Velha Boipeba que tiene calles de adoquines, la iglesia del Divino Espíritu Santo, la plaza de artesanías y algún que otro restaurant.

Moreré es un lugar interesante para visitar: tiene apenas 400 habitantes y las calles no son de empedrado sino de arena… un espacio muy tranquilo. Se puede ir caminando con marea baja desde Boca da Barra, que es el lugar donde llegan las lanchas.

 

MORRO DE SAO PAULO

Amado por los argentinos… es destino de multitudes pero preserva algunas playas tranquilas.

Está a media hora de avión de Salvador o a dos de barco. Del 80% de los turistas que llegan  el 10% se queda a vivir. Sus playas de agua mansa y cristalina son numeradas de la uno a las cuatro y la quinta o Encanto, que es la más tranquila de todas.

La primera tiene la mayoría de las tiendas y restaurantes, la segunda tiene vóley, música, clases de stand up, paddle, reposeras, sombrillas, caipirinhas, los lunes y jueves los luaus (fiestas a la luz de la luna). Desde la tercer playa están las posadas mas lujosas, resorts, picsinas naturales.

No hay autos en la isla excepto algunos autorizados. Un lindo paseo es ir caminando o en bote hasta Gamboa, famoso por los baños de arcilla.

Es importante saber que no hay bancos, solo algunos cajeros que a veces no funcionan. Al llegar se abona una tasa de turismo de R$ 15. Si hay señal de celular y wifi.

 

PRAIA DO FORTE

Está a 60km de Salvador y la playa que eligen las familias año tras año es Linha Verde. No circulan autos, se anda a pie, en bici, tuc-tuc o buggy. El centro tiene la Alameda do Sol, que es peatonal comercial. A 6km del centro está la Reserva Natural de Sapiranga donde se pueden ver, en medio de la mata atlántica, monos carayá y osos hormigueros, entre otras especies. Se va a pie, moto o caballo. Alojamiento? Hay variedad de gustos y precios y los restaurantes también son variados en gustos.

 

IMBASSAÍ

La única manera de llegar es a pie, o en jangadas por el río Barroso, que salen desde el Porto das Jangadas. Hay dos tipos de playa: de río, que son más calmas y las de mar que solo se disfrutan cuando baja la marea. En las barracas, ubicadas entre ambas, sirven petiscos de pitú y cerveza helada hasta la primera hora de la tarde, cuando sube el mar y hay que levantar los puestos.  

 

DIOGO Y SANTO ANTÔNIO

Diogo es un pueblo alejado, recóndito, silencioso. Tiene solo dos posadas y un restaurant, que exige reservar con un día de anticipación. Para llegar a la playa hay que cruzar el puente sobre el río y caminar un kilómetro cuesta arriba por arena(40 minutos). Desde la cima hay una visión espectacular! A pocos kilómetros de Diogo está Santo Antônio con 150 habitantes. Está preservado del turismo, todavía conservan la tradición de las mujeres indígenas: la palha de piaçava. Cuelgan y venden sus tejidos en las galerías de sus cosas. Hay posadas a precios muy accesibles.